LOLO ROVIRA    Y   SUSI CORRALES "SUKO"

"No se esfuercen en parecer personas, es mucho más fácil serlo".

Cómo mejorar el aprendizaje según la neurociencia

La investigación reciente en neurociencia y psicología, avalan una serie de prácticas y sugerencias para mejorar el rendimiento académico de profesores y alumnos, tanto a corto como a medio plazo.

*Practicar con regularidad deportes y actividades físicas juega a favor de nuestro intelecto

El ejercicio físico aeróbico beneficia las capacidades cerebrales tanto en niños como en adultos. Se genera BDNF, una proteína del cerebro que aumenta la plasticidad y capacidad de las neuronas para formar conexiones entre ellas, el número de las que nacen diariamente y la vascularización y aporte de sangre que reciben.

Las actividades físicas facilitan el funcionamiento de la maquinaria cerebral favoreciendo el aprendizaje, formar memorias y recordar.

Tan solo 30 minutos al día de ejercicio pueden ser suficientes para mejorar el tiempo de reacción y la velocidad de procesamiento de la información en el cerebro.

*Comer sano, evitando el exceso de grasas

Las grasas reducen la sensibilidad de los receptores NMDA; moléculas del cerebro que forman parte de los mecanismos de plasticidad neuronal, haciendo posible la formación de la memoria en el hipocampo y en la corteza cerebral.

Recientes estudios sostienen que la restricción calórica en la alimentación favorece la mayoría de los procesos mentales.

*Dormir lo necesario es clave en el aprendizaje

El sueño anticipado prepara el cerebro para aprender y, cuando se realiza tras el estudio, potencia la formación y estabilización de las memorias. Las mismas neuronas que se activan para registrar la información cuando aprendemos se vuelven a activar cuando dormimos.

El sueño es una forma cerebral de practicar y fortalecer lo aprendido durante el día. Además, el sueño favorece la reorganización y estructuración de los contenidos de la mente, haciendo posible la integración de nueva información aprendida en los esquemas de conocimiento ya existentes en el cerebro. 

Dormir lo necesario influye de manera positiva en los procesos mentales de intuición y creatividad.

*Conocer más de una lengua

Las personas que conocen más de una lengua desde niños y las practican a lo largo de su vida, presentan una mayor atención selectiva y un desarrollado mecanismo de conmutación de contenidos mentales; les resulta más fácil la adquisición de aprendizajes complejos.

La música puede provocar los mismos beneficios al tratarse de otra forma de lenguaje.

*Ejercitar la memoria de trabajo

La memoria de trabajo es la que empleamos para pensar, razonar, planificar el futuro o tomar decisiones. Materias como la filosofía o las matemáticas impulsan este tipo de memoria, muy vinculada a la inteligencia fluida (capacidad para razonar y resolver problemas nuevos, independientemente del conocimiento previo).

La práctica intensa en memoria de trabajo aumenta la actividad de las cortezas prefrontal y parietal del cerebro, incrementando las conexiones neuronales entre ambos hemisferios cerebrales.

*Poner en práctica el recuerdo de lo aprendido

El recuerdo permite evaluar y, además sirve como base para continuar aprendiendo. Preguntar frecuentemente sobre la información recientemente aprendida beneficia a la memoria a largo plazo, ayuda a mantener la atención, aumenta la sensación subjetiva del alumno de estar aprendiendo, y reduce la ansiedad frente a pruebas posteriores.

*Utilizar preguntas para guiar el aprendizaje

Este sistema estimula al estudiante, facilita su concentración y le hace partícipe de su propio proceso de aprendizaje. Fomenta la autonomía y la capacidad del alumno para aprender por sí solo; hecho muy relevante de cara a su futuro. Potencia una actitud investigadora y crítica frente a lo desconocido.

*Leer mantiene en forma nuestro cerebro

Leer requiere poner en marcha un importante número de procesos mentales, como pueden ser la percepción, la memoria, el razonamiento, la reflexión, etc.

La lectura trabaja las habilidades sociales y la empatía.

El acto de leer pone a trabajar los dos hemisferios cerebrales. Proporciona mucho beneficio a muy bajo coste.

*Exponer oralmente

La comunicación oral permite, además de una evaluación muy rigurosa, un aprendizaje más profundo y, por tanto, más perdurable en el tiempo; se centra más en la comprensión e interiorización cognitiva que en la simple memorización.

Vía:http://elpais.com/elpais/2015/10/29/ciencia/1446135253_593995.html

Fotografía Pixabay